Cómo escribir contenidos para atraer clientes

En el artículo anterior, estuvimos comentando para qué sirve un contenido y llegamos a la conclusión de que básicamente cumplía dos propósitos: ayudar y conectar con otras personas.

Ahora, me gustaría que abordáramos una cuestión muy importante: cómo saber quiénes son tus clientes potenciales y cómo crear contenidos de calidad para ellos.

En este sentido, la fórmula clásica del marketing es la de crear un perfil de cliente, que en la jerga se conoce como buyer persona.

Ya dije que esta denominación no me encantaba y que prefería llamarlos simplemente personas, para no verlos exclusivamente como consumidores sino como seres humanos a los que podemos ayudar con nuestros servicios.

Sea como sea, el caso es que sí o sí necesitas saber para quién estás escribiendo ya que, de lo contrario, lo más probable es que nadie muestre interés por los contenidos que escribas.

Por este motivo, te propongo que veamos juntos cómo crear ese perfil de cliente. ¡Vamos a ello!

Buyer persona: conociendo a tu cliente ideal 

Existen muchas definiciones sobre lo que es el buyer persona, yo me quedo con esta:


Es una representación semi-ficticia de nuestro consumidor final (o potencial) construida a partir de su información demográfica, comportamiento, necesidades y motivaciones.

40defiebre

Por decirlo de una forma aún más clara: es un personaje inventado al que le vamos a poner nombre, apellidos, género, edad, ubicación, estudios, profesión, ingresos e intereses.

Ejemplo:

Nombre: Alicia Trueba

Edad: 27 años

Localidad: Valencia

Estudios: Historia

Profesión: En paro, estudiando oposiciones para profesora

Ingresos: vive de sus ahorros

Intereses: música rock alternativa, senderismo, pedagogía, etc.

Es más, si quieres, le vamos a poner una ilustración a este personaje que nos hemos inventado (tú si quieres puedes utilizar una foto): 

https://icons8.com

A continuación, lo que vamos a hacer es formularle cinco preguntas a esta persona:

  1. ¿Cuáles son sus principales objetivos? Convertirse en profesora y no depender económicamente de sus padres.
  2. ¿Cuáles son los principales problemas que tiene día a día? Está frustrada porque no sabe si ha elegido el camino correcto y tiene miedo de no aprobar las oposiciones. El dinero ahorrado se va acabando y cada vez le cuesta más ponerse a estudiar durante ocho horas.
  3. ¿Qué puede ocurrir si no soluciona este problema? Que esa frustración vaya a más, que no pueda cumplir sus objetivos y que, por tanto, no apruebe las oposiciones.
  4. ¿Cuál sería la solución a este problema? Existen varias soluciones: aprender a tener una mente fuerte, acudir a una academia para que una persona la acompañe en el proceso, abandonar las oposiciones y reinventarse…
  5. ¿Cuánto estaría dispuesta a pagar por resolver este problema? Ahora mismo no dispone de un sueldo fijo, por lo que sus posibilidades de inversión son muy limitadas. Por tanto, puede que estuviera dispuesta a pagar 20 euros por un libro o 150 euros mensuales por acudir a una academia.

Ahora que vamos conociendo mejor a Ana, que es nuestro buyer persona, ya podemos plantearnos crear servicios para ella (y para personas que se encuentren en una misma situación).

Me refiero, por ejemplo, una academia online de oposiciones y una serie de contenidos para captar sus atención y que nos conozca. Pero esto lo veremos más detenidamente en el próximo artículo.

En conclusión

Conoce bien a las personas a las que te diriges antes de empezar a escribir cualquier contenido. Para ello, crea un buyer persona o perfil de cliente ideal para conocer mejor cuáles son sus necesidades.

Una vez que hayas detectado cuáles son sus principales problemas, piensa cómo puedes ayudar a solucionarlos con tus contenidos.

En definitiva: primero debemos saber a quién nos dirigimos y después crear toda una estrategia de contenidos que nos permita establecer una conexión, conocer todavía mejor a esta persona y proporcionarle los servicios que necesita.